Objetivos de Colesterol en Diabetes tipo 2: ¿Los logramos?

Spread the love

Año a año, guía tras guía, redefinimos objetivos de colesterol para lograr. El bien establecido beneficio de los tratamientos para reducir el colesterol de lipoproteínas densamente bajas (LDL-c) lleva constantemente a que las guías clínicas a reduzcan dichos objetivos de prevención cardiovascular. La pregunta es ¿se cumplen?. Para responder esto, sabemos que existe una sorprendente escasez de estudios del mundo real que evalúen si las recomendaciones se aplican en el manejo clínico de rutina de los pacientes con diabetes tipo 2 (DM2). 

En este caso, Morieri  y colaboradores evaluaron, en un gran estudio de vida real, el patrón de uso de terapias hipolipemiantes y el logro de los objetivos de c-LDL en pacientes con DM2 en clínicas especializadas en diabetes italianas.

Recopilaron datos de 46 clínicas ambulatorias de diabetes (siguiendo a 281,381 pacientes), incluidos 104,726 pacientes con diabetes tipo 2, para quienes se comprobó el uso de hipolipemiantes entre 2015 y 2016. Utilizaron las directrices de la Sociedad Europea de Aterosclerosis y la Sociedad Europea de Cardiología (EAS-ESC) de 2016 y 2019 para definir las categorías de riesgo cardiovascular, los objetivos de LDL-c y la reducción esperada de LDL-c y el beneficio cardiovascular que se pueden lograr con la intensificación del tratamiento.

En cuanto a los resultados 63.861 pacientes (61,0%) estaban en tratamiento con estatinas, el 9,2% de los cuales también tomaban ezetimibe. Casi todos los sujetos tenían un riesgo cardiovascular alto (29,3%) o muy alto (70,4%), incluido el 17% en prevención secundaria. Entre los pacientes de muy alto riesgo, el 35% no tomaba estatinas a pesar de que la mitad de ellos tenía c-LDL> 100 mg/dl y sólo el 15% de los que tomaban estatinas tenían c-LDL <55mg/dl. El 83% de los sujetos en prevención secundaria estaban tomando una estatina, pero la mitad de ellos tenía c-LDL> 70 mg/dl. En general, el 35% y el 14% de los sujetos alcanzaron los objetivos de c-LDL sugeridos por las guías EAS-ESC de 2016 y 2019, respectivamente. Con base en la respuesta anticipada al tratamiento, los autores estimaron que el 38% de la población total requeriría estatina de alta intensidad, el 27% una combinación de estatina alta intensidad más ezetimibe y el 27% la adición de PCSK9. Estas intensificaciones de las terapias hipolipemiantes reducirían la incidencia de eventos cardiovasculares en un 32%, de 23.511 a 16.022 eventos por 100.000 pacientes / 10 años (tasa de incidencia-ratio 0,68; IC del 95% 0,67-0,70, p <0,001).

En conclusión:

  1. A pesar del aumento en el uso de terapias hipolipemiantes en DM2 durante las últimas décadas, una gran proporción de sujetos con DM2 no logró sus objetivos de LDL-C.
  2. Dado el riesgo cardiovascular es muy alto en estos pacientes, se espera que la mejora de la terapia hipolipemiante tenga un impacto drástico en la prevención de eventos cardiovasculares.
  3. Hay que insistir en el cumplimiento de las metas y la importancia de ser agresivos con los tratamientos.

Dejamos el link del artículo completo: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33172454/

Por favor loguearse para comentar.