Brace Corona: Interrupción o Continuación de IECA/ARA2 en Covid-19.

Spread the love

Es conocido que el virus de coronavirus ingresa a la células del pulmón utilizando los receptores de la enzima convertidora de angiotensina y en relación a esto es que se han conjeturado múltiples argumentos a favor y en contra del uso de medicamentos inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y antagonistas de la angiotensina 2 en pacientes con Covid-19.

Es por ello que los investigodares desarrollaron este estudio para evaluar el impacto de la continuación o la suspensión de este tipo de medicamentos en pacientes con infección confirmada.

Los pacientes elegibles tratados con inhibidores del sistema renina angiotensina (inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, antagonista de receptor de angiotensina) con diagnóstico confirmado de COVID-19 fueron aleatorizados a una estrategia de continuar el tratamiento o discontinuarlo por 30 días. El criterio de valoración principal fue la mediana de días vivo y fuera del hospital a 30 días.

Los criterios de valoración secundarios incluyeron progresión de enfermedad por COVID-19, mortalidad global, muerte por causa cardiovascular, infarto de miocardio, ictus, ataque isquémico transitorio, insuficiencia cardiaca nueva o empeoramiento, miocarditis, pericarditis, arritmias, eventos tromboemboembólicos, crisis hipertensiva, insuficiencia respiratoria, descompensación hemodinámica, sepsis, falla renal y niveles de biomarcadores.

Se incluyeron 659 pacientes en 29 centros de Brasil. Todos los participantes recibían en forma crónica inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina o antagonista de receptor de angiotensina y habían sido hospitalizados con infección por COVID-19.

El número de días vivo y fuera del hospital fue de 21,9 para los pacientes que suspendieron los fármacos y 22,9 para los pacientes que los continuaron. Figura 12.

El cociente promedio de días vivo y fuera del hospital entre los grupos que suspendieron y continuaron fue de 0,96 (IC95%: 0,90 a 1,01; p = 0,09). La diferencia promedio entre los grupos fue de -1,1 días (IC 95%: -2,33 a 0,17).

La proporción de pacientes vivos y fuera del hospital al final de los 30 días en el grupo que suspendió los fármacos fue de 91,8% frente a 95% en el grupo que los continuó.

La tasa de mortalidad a 30 días fue similar en los dos grupos (2,8% frente a 2,7%, respectivamente con HR: 0,97).

Los autores concluyen:

  • En pacientes hospitalizados con COVID-19, suspender los fármacos por 30 días no afecta el número de días vivo y fuera del hospital. 
  • Debido a que estos hallazgos indican que no hay beneficio clínico de interrumpir rutinariamente estos fármacos en pacientes con COVID-19 leve a moderado,  por lo cual estos antihipertensivos deben ser continuados en aquellos pacientes con indicación clara.

Por favor loguearse para comentar.