Anticoagulantes Directos en Trombo Intraventricular.

Spread the love

Las guías actuales recomiendan el uso de antagonista de la vitamina K (AVK) por 3 a 6 meses para el tratamiento del trombo del ventrículo izquierdo (VI) luego de  un infarto de miocardio (IAM). Sin embargo, según la evidencia que respalda la no inferioridad de los anticoagulantes orales directos (DOACs) en comparación con los AVK para otras indicaciones de fibrilación auricular y tromboembolismo venoso, los DOACs se utilizan cada vez más “off label” para el tratamiento del trombo del VI. 

En este estudio Daniel Jones y colaboradores investigaron la seguridad y el efecto de los DOACs en comparación con los AVK en la resolución del trombo del VI en pacientes que presentan IAM.

Se trató de un estudio observacional de 2328 pacientes consecutivos sometidos a una angioplastia coronaria por un IAM entre mayo de 2015 y diciembre de 2018, en un centro del Reino Unido. 

El punto final primario que se evaluó fue la tasa de resolución del trombo del VI y la ocurrencia de hemorragias como resultado secundario. 

Se diagnosticó trombo del VI en 101 pacientes (4,3%). Sesenta pacientes (59.4%) comenzaron con AVK y 41 pacientes (40.6%) con DOACs (rivaroxaban: 58.5%, apixaban, 36.5% y edoxaban: 5.0%). 

Ambos grupos fueron similares en términos de características basales, incluyendo edad, antecedentes cardíacos y factores de riesgo cardiovasculares.

Durante el período de seguimiento (mediana 2.2 años), las tasa general de resolución del trombo del VI fue del 86,1%. 

Hubo una resolución del trombo del VI mayor y más temprana en el grupo DOACs en comparación con los pacientes tratados con warfarina (82% vs 64.4%, p = 0.0018, al año), que persistió después de ajustar las variables de referencia (OR 1.8 IC 95% 1.2-2.9 ). 

En relación a los eventos hemorrágicos mayores, resultaron menores en el grupo DOACs (0% vs 6.7%, p = 0.030) sin diferencias en las tasas de tromboembolismo sistémico (5% vs 2.4%, p = 0.388) .

Los autores concluyen: 

  • Estos datos sugieren una mejor resolución en la trombosis del VI posterior al SCA en pacientes tratados con DOACs en comparación con los antagonistas de la vitamina K. 
  • Esta mejora en la resolución del trombo se acompañó con un mejor perfil de seguridad para los pacientes tratados con DOACs frente a los pacientes tratados con AVK
  • Frente a la baja probabilidad de que se desarrollen estudios randomizados para esta indicación, esta información podría ser usada con cautela para tratar a pacientes con trombo en VI, sobretodo cuando la posibilidad de un control estricto de los niveles de coagulación no es posible.

Por favor loguearse para comentar.