Rosuvastatina en Prevención Secundaria: ¿Hay evidencia para su Uso?

Spread the love

No hay ensayos clínicos aleatorizados que evalúen la recurrencia de la enfermedad cardiovascular aterosclerótica (ASCVD) como resultado principal utilizando rosuvastatina como droga de estudio. En cambio, existe varios trabajos en este escenario con atorvastatina.

Asumimos que, viendo el impacto similiar en términos de descenso de colesterol LDL, rosuvastatina en dosis altas debería tener los mismos efectos clínicos demostrados con atorvastatina a dosis alta.

En búsqueda de probar esta hipótesis, Sofía Perez-Calahorra y colaboradores del Hospital Universitario Miguel Servet, analizaron la evolución clínica de aquellos sujetos del Registro de Dislipemia de la Sociedad Española de Arteriosclerosis que en el momento de su inclusión ya habían sufrido un evento cardiovascular.

Se trató de un estudio observacional, retrospectivo, multicéntrico, nacional; diseñado para determinar el potencial diferencias entre el uso de atorvastatina y rosuvastatina en la recurrencia de eventos cardiovasculares.

985 pacientes fueron incluidos con criterios de prevención secundaria. 475 tuvieron datos completos y fueron incluidos de los cuales 243 se hallaban en tratamiento con atorvastatina y 164 con rosuvastatina. Las características basales fueron similares entre los grupos de tratamiento.

Entre los usuarios de atorvastatina o rosuvastatina, se registraron 89 recurrencias de eventos cardiovasculares (21.9%), de las cuales 85.4% fueron coronarias. Al momento de la inclusión en el registro, 345 pacientes aún no habían sufrido una recurrencia. Estos 345 sujetos acumularon 1050 persona/años en un seguimiento medio de 3 años.

Las tasas de eventos fueron de 2.73 (IC 95%: 1.63, 4.25) casos / 100 personas-año y 2.34 (IC 95%:1.17, 4.10) casos/100 años-persona en los grupos de atorvastatina y rosuvastatina, respectivamente.

No hubo diferencias estadísticamente significativas entre los dos grupos independientemente del tiempo de inicio del seguimiento.

Los autores concluyen:
• Este estudio no encuentra diferencias entre altas dosis de rosuvastatina y atorvastatina en la recurrencia de eventos cardiovasculares.
• Esto apoyaría el uso de la rosuvastatina como clínicamente equivalente en la prevención secundaria de eventos cardiovasculares.
• El estudio presenta limitaciones en relación a la potencia. estadística que pueda garantizar la ausencia de diferencias, por lo que es conveniente ser cauteloso con estas conclusiones.

Dejamos el link del artículo completo: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6905000/

Por favor loguearse para comentar.