Estrategias a Fin de Evitar la Obstrucción Vascular Radial – Recomendación de Expertos

Spread the love

 
En los procedimientos invasivos percutáneos, el acceso vascular radial (RA) ha demostrado un perfil de seguridad favorable en relación al acceso vascular femoral (FE), con una menor tasa de eventos de sangrado y complicaciones vasculares locales. La complicación vascular más frecuente asociada al acceso RA es la oclusión de la arteria radial (ORa), asociada la imposibilidad de utilizar este acceso en un futuro y eventuales complicaciones del miembro homolateral a la obstrucción. Datos obtenidos de series del “mundo real” demuestran una elevada incidencia de ORa reportada, con un rango del 1-33%, por lo que el objetivo de este consenso fue enumerar diversas estrategias sugeridas a fin de prevenir este evento clinico adverso.
La objetivación de la permeabilidad de la arteria radial previo al egreso sanatorial es solo llevada a cabo por el 70% de los operadores, y la mayoría de las veces solo determinada mediante la palpación del pulso, lo que es desaconsejado ya que conlleva una potencial infraestimación. En este sentido, la utilización de la oximetría-pletismografía de pulso es un método accesible y económico. Otro método sugerido es la ecografía por Doppler a nivel radial, lo que no solo identifica la correcta permeabilidad vascular sino también puede caracterizar lesiones vasculares asociadas. Se recomienda, independientemente del método utilizado, objetivar la permeabilidad RA dentro de las primeras 24 hs o previo al momento del egreso sanatorial.
Los mecanismos asociados a ORa consisten en trombosis arterial secundaria a daño de la íntima RA, estado de hipercoagulabilidad local y comprensión por hemostasia mecánica externa. En la ORa crónica puede adjudicarse a hiperplasia íntima-media arterial en respuesta a daño vascular. Los factores asociados a ORa son la edad, el sexo femenino, bajo índice de masa corporal, diabetes, previo abordaje RA y la raza; de los factores asociados al procedimiento, la anticoagulación insuficiente, una relación introductor/vaso >1, punciones radiales sucesivas (la punción guiada por ecografía de rutina no ha demostrado disminuir la incidencia), uso de aspirina y espasmo vascular, el cual puede ser evitado mediante el uso de espasmolíticos como verapamilo/nitroglicerina. Los factores observados luego del procedimiento son hemostasia oclusiva y prolongada, y espasmo vascular.
Las recomendaciones del presente consenso a fin de reducir la ORa son:

  1. Corroborar sistemáticamente la correcta permeabilidad de la arterial radial dentro de las 24hs o previo al egreso sanatorial.
  2. Utilizar el menor introductor/catéter posible a fin de evitar daño vascular
  3. Mantener un adecuado nivel de anticoagulación
  4. Evitar la hemostasia mecánica externa compresiva, con la mínima presión necesaria y un periodo de tiempo menor a 120 minutos (compresiones ultracortas pueden asociarse a mayor sangrado y esto asociarse a ORa). Colocar el dispositivo de hemostasia 2-3 mm proximal al sitio de ingreso del introductor, y disminuir la presión hasta identificar sangrado mínimo.
  5. Evitar la compresión cubital ipsilateral a la punción radial
  6. Se der posible, utilizar vasodilatadores pre y post punción
  7. Tener un programa de control de calidad propio de cada centro a fin de asegurar una tasa de RAo menor al 5%.

 
En caso de evidenciar una ORa temprana se debe considerar tratamiento con heparina de bajo peso molecular (1-4 semanas de duración), o un abordaje no farmacológico con compresión transitoria de la arteria cubital homolateral (lo que incrementa el flujo radial homolateral con incremento de liberación de sustancias vasodilatadoras). En caso de isquemia sintomática se puede utilizar una estrategia de recanalización invasiva (abordaje anterógrado o retrógrado).


Dejamos el link al artículo completo:http://interventions.onlinejacc.org/content/12/22/2235?download=true

Por favor loguearse para comentar.