fbpx

Comparación entre Anticoagulación y Antiagregación Luego de un Reemplazo Valvular Aórtico Quirúrgico con Válvula Biológica

 

 

Diversos estudios han demostrado el beneficio del tratamiento a largo plazo con anticoagulantes orales (warfarina) luego de un reemplazo valvular aórtico quirúrgico (SAVR), con implante de prótesis valvular biológica, en pacientes con fibrilación auricular (FA), no siendo claro este beneficio en pacientes sin FA. Los guías de manejo clínico actuales recomiendan 3 meses de tratamiento con aspirina o warfarina luego de SAVR con prótesis biológica, aunque con un escaso nivel de evidencia.

El objetivo del presente estudio de Christersson y colaboradores fue comparar la eficacia de la warfarina y el tratamiento antiplaquetario, en términos de eventos trombóticos y hemorrágicos, luego de un SAVR con prótesis valvular biológica.

Se incluyeron 9539 pacientes pertenecientes al registro sueco (SWEDEHEART bioSAVR), incluidos durante el periodo comprendido entre 2008 a 2014, a los que se le realizó un SAVR y se encontraban con vida al momento del egreso sanatorial. Se registró el tratamiento prescrito según warfarina, simple antiagregación (SAPT), doble antiagregación (DAPT), combinación de warfarina con SAPT y ningún antiplaquetario indicado.

Se analizó como objetivos a la mortalidad por todas las causas, accidente cerebrovascular (ACV) isquémico y hemorrágico, sangrado mayor y eventos tromboembólicos.

La edad promedio de los pacientes fue de 73 años, con un 63,2% de sexo masculino y un tiempo de seguimiento promedio de 3,13 años. El 39,2% presentaba hipertensión, 19,2% diabetes y el 73,1% una fracción de eyección ventricular izquierda mayor al 50%. El 13,3% presentaba antecedentes de infarto de miocardio, 12,9% insuficiencia cardiaca y 15,2% FA.

En comparación a SAPT, el tratamiento con warfarina se asoció a una menor incidencia de ACV isquémico (HR 0,49, IC95% 0,35 a 0,70), y de eventos tromboembólicos (HR 0,75, IC95% 0,60 a 0,94), sin diferencias estadísticamente significativas en término de mortalidad por cualquier causa (HR 0,94, IC95% 0,78 a 1,13).

El tratamiento con warfarina se asoció con una mayor incidencia de ACV hemorrágico (HR 1,94, IC95% 1,07 a 3,51) y un incremento de eventos hemorrágicos (HR 1,67, IC95% 1,30 a 2,15). A su vez, en comparación a SAPT, DAPT no presentó diferencias en términos de incremento de ACV isquémico o eventos tromboembólicos. Mediante el análisis de riesgo-beneficio se evidencio que 2,7 (IC95% 1,0 a 11,9) de los ACV isquémicos pudo evitarse por cada caso de ACV hemorrágico causado por el tratamiento con warfarina, y no por el uso de SAPT, durante el primer año de seguimiento.

De este estudio podemos destacar:

  • Luego del egreso sanatorial de pacientes a los que se le realizó un reemplazo quirúrgico de válvula aórtica, con válvula protésica biológica, el tratamiento con warfarina presentó un menor riesgo de ACV isquémico y eventos tromboembólicos en comparación a la antiagregación.
    • El tratamiento con warfarina se asoció con una mayor incidencia de eventos hemorrágicos, sin diferencias en términos de mortalidad por todas las causas. 
  • No se observaron diferencias en ACV isquémicos o eventos tromboembólicos entre la simple y doble antiagregación.

Dejamos el link al artículo completo:https://heart.bmj.com/content/early/2019/11/22/heartjnl-2019-315453

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up