fbpx

Consumo de Marihuana y Riesgo de ACV en Jóvenes

 

 

La marihuana, o su principal componente psicoactivo: el THC, es la droga más utilizada a nivel mundial, y, si bien en la mayoría de los países el consumo de la misma es ilegal, en muchos lugares del mundo se ha comenzado a legalizar su uso. 

En muchos casos el uso de marihuana es medicinal, y se han demostrado propiedades muy útiles en diferentes patologías. Sin embargo, existen reportes de riesgo cardiovascular aumentado, y sobre todo de ACV, relacionado al uso recreativo de la misma. 

Un estudio de la universidad de Estrasburgo en Francia demostró aumento del estrés oxidativo y de disfunción mitocondrial a nivel cerebral por THC, con un efecto dosis-dependiente por interacción con receptores cannabinoides, lo cual podría explicar el aumento del riesgo de padecer ACV. 

Además, una evaluación retrospectiva de una base de datos de Estados Unidos de pacientes entre 15  y 54 años relevados del 2004 al 2011, demostró un aumento del RR del 13% en pacientes con historia de uso de THC, y el aumento fue del 126% en pacientes entre 25 y 34 años. Ajustando por diferentes variables en el análisis multivariado, el uso de THC mantuvo su asociación significativa con el riesgo de ACV.

En este estudio publicado en AHA por Tarang Parekh y colaboradores de la universidad de George Mason de EEUU, se realizó un análisis retrospectivo de la base pública “Behavioral Risk Factor Surveillance System” del 2016 al 2017 para evaluar la prevalencia de consumo de marihuana en personas jóvenes (18-44) y el riesgo de ACV. 

Se incluyeron 43860 personas, de las cuales un 13.6% (4716) contestaron si al uso de marihuana en el último mes antes de contestar la encuesta. La mayoría de ellos tenían entre 25 y 34 años. A su vez, presentaron mayor tasa de tabaquismo y enolismo severo que los no consumidores de THC. 

Comparado con los no consumidores, el consumo de marihuana en los 30 días previos se asoció a un aumento del RR del 82% de ACV, y en aquellos que consumían más de 10 veces al mes (consumo frecuente) el aumento del RR fue de 145%. Los que realizaban consumo frecuente y además eran tabaquistas, tenían 3 veces más riesgo de ACV. 

Dentro de las limitaciones del estudio, se puede enumerar su carácter retrospectivo, y el sesgo de autoreporte, dado que todo lo solicitado era autoreportado (incluído el consumo de marihuana y el ACV). Tampoco se indagó sobre las cepas de marihuana consumidas (algunas presentan mayor concentración de THC que otras), ni sobre el método de consumo. 

La sumatoria de la evidencia fisiopatológica y a través de registros parece indicar una fuerte asociación entre el consumo de marihuana y el ACV en pacientes jóvenes, con un efecto dosis dependiente, por vasoespasmo intracraneal multifocal, aumento de embolias cardíacas, hipotensión sistémica, y los efectos previamente mencionados.

Es necesario dirigir estrategias de educación  a través de los sistemas de salud para detectar tempranamente estos pacientes en riesgo y tratarlos precozmente para prevenir eventos graves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up