fbpx

Impacto Poblacional Luego de la Alerta por Valsartán y Genéricos

 

 

El 9 de Julio de 2018 en Canadá, se anunció voluntariamente el reemplazo de 6 genericos de valsartán debido a detectar en ellos la presencia de un agente carcinógeno (NMDA). Luego de esto, más de 22 países iniciaron el mismo accionar. Al tratarse de una medicación crónica, este evento fue una buena oportunidad para determinar el impacto que tiene la discontinuación de fármacos utilizados de forma crónica en grandes poblaciones.

La Doctora en Farmacia Cynthia Jackevicius y colaboradores realizaron un estudio, publicado en las sesiones AHA 2019 en la ciudad de Filadelfia, en donde analizaron mediante un modelo de regresión múltiple, una cohorte de 55461 pacientes canadienses, mayores de 65 años, que hubieran recibido algún genérico de valsartán suplementario, como parte de su tratamiento antihipertensivo luego de la alerta por parte de los entes reguladores de salud y farmacovigilancia a los productos de valsartán y genéricos, hasta el mes de Julio de 2018. De una población muestral total de 55641 pacientes, el 95% eran hipertensos y el 5% tenían insuficiencia cardiaca (IC).

La edad promedio de los pacientes fue de 76,3±7,7 años y 41,5% de sexo masculino. Los resultados arrojaron que la mayoría de los pacientes cambiaron a otro antagonista del receptor de angiotensina distinto del valsartan (73,8%), o a otro producto generico de valsartán (8,8%) dentro del primer mes desde la advertencia de genéricos, con el 84,4% de los pacientes continuando su tratamiento con una medicación alternativa.

Sin embargo, se observó un reemplazo insuficiente durante el reemplazo de valsartán por la medicación alternativa, y a los 3 meses el 10,7% de los pacientes a los que se le cambio el valsartán por una medicación alternativa se encontraban sin tratamiento.

En consecuencia, se observó un incremento de consultas a los servicio de emergencias médicas a causas de episodios de hipertensión (p=0,02), y un incremento más tardío del 6% en consultas al equipo de emergencias (p=0,020), y de 8% en términos de hospitalizaciones por accidentes cerebrovasculares o accidentes isquémicos transitorios como consecuencia de la alerta del valsartan (p=0,037); sin diferencias estadísticamente significativas en términos de consultas o internaciones por infarto agudo de miocardio o insuficiencia cardiaca.

Los investigadores concluyen:

 

  • Es importante remarcar la implicancia clínica y el elevado riesgo de modificar la medicación crónica utilizada por grandes poblaciones de pacientes.

 


Dejamos el link al artículo completo:https://ahajournals.org/doi/10.1161/CIRCULATIONAHA.119.044494

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up