fbpx

Eficacia de las Terapias Neurohumorales para Prevenir Cardiotoxicidad en Pacientes con Tratamiento Quimioterápico

 

 

En las últimas décadas se ha observado un incremento en la sobrevida de pacientes oncológicos debido a las terapéuticas guiadas contra células neoplásicas. Diversos estudios han analizado estrategias para prevenir la cardiotoxicidad secundaria a los  agentes quimioterápicos pero hasta la fecha no se ha podido demostrar una estrategia protectora que otorgue beneficios en términos de incremento de la fracción de eyección ventricular izquierda.

El objetivo del presente estudio de Pandey y colaboradores fue determinar la eficacia del tratamiento con terapias neurohumorales para prevenir la cardiotoxicidad en pacientes en tratamiento con quimioterápicos. Se realizó un meta-análisis que incluyó solo estudios aleatorizados de pacientes en tratamiento quimioterápico y recibiendo concomitantemente agentes con efectos neurohumorales, como betabloqueantes (BB), antagonistas de los receptores de mineralocorticoides, antagonistas del receptor de angiotensina II (ARAII) o inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA); o placebo, con un periodo de seguimiento mayor a 4 semanas.

Se analizó como objetivo primario el cambio en la fracción de eyección ventricular izquierda (LVEF) desde la determinación basal hasta la finalización del estudio. Como otros objetivos exploratorios se analizó el tamaño ventricular izquierdo, strain y función diastólica. 

Se incluyeron para el análisis 17 estudios clínicos aleatorizados, con un total de 1984 pacientes. Mediante el análisis combinado, la terapia con agentes neurohumorales se asoció a un incremento estadísticamente significativo de la LVEF en relación al placebo (diferencia promedio +1,04, IC95% 0,57 a 1,50) con una elevada heterogeneidad en los datos obtenidos (I2=96%). Comparados con los pacientes que recibieron placebo, aquellos tratados con agentes neurohumorales presentaron un 3,95% menos de detrimento en la LVEF (IC 95% 2,90 a 5,02) mediante el análisis de la influencia de cada ensayo clínico en el resultado global, con una heterogeneidad estadísticamente significativa (I2=98%).

Se evidenció una tendencia a presentar una menor incidencia de eventos clínicos adversos en aquellos pacientes en tratamiento con agentes neurohumorales, la cual no pudo demostrar una diferencia estadísticamente significativa entre los grupos analizados (RR 0,80, IC95% 0,53 a 1,20; I2=71%). Los pacientes en tratamiento neurohumoral presentaron un menor pico sistólico ventricular izquierdo en el strain longitudinal (-0,43, IC95% -0,69 a -0,16, I2=25,8, p=0,257), sin diferencias estadísticamente significativas en tamaño ventricular y parámetros de función sistólica en relación al grupo placebo.

De este estudio podemos destacar:

  • En pacientes en tratamiento quimioterápico, la administración de agentes neurohumorales se asocia a un incremento en la fracción de eyección ventricular izquierda en el seguimiento.
  • Se observó una elevada heterogeneidad entre las estrategias terapéuticas de los ensayos clínicos analizados, por lo que se necesitan estudios de mayor escala a fin de poder obtener resultados representativos.

Dejamos el link al artículo completo:https://cardiooncology.onlinejacc.org/content/1/1/54

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up