fbpx

Relación Entre Indice de Masa Corporal y Mortalidad

 

 

Hace tiempo se sabe que el índice de masa corporal (IMC) está fuertemente asociado con la mortalidad por todas las causas, pero pocos estudios han sido lo suficientemente grandes como para examinar de manera confiable las asociaciones entre el IMC y una amplia gama de resultados de mortalidad por causas específicas.

Debido a esto, Bhaskaran y colaboradores analizaron esta cohorte y publicaron los resultados en Lancet. Para ello, utilizaron datos de atención primaria del Reino Unido vinculados a datos de registro de mortalidad nacional y realizaron modelos de regresión de Cox ajustados para examinar las asociaciones entre el IMC y la mortalidad por todas las causas, y entre el IMC y mortalidad por causas específicas 

Se incluyeron todas las personas con datos de IMC recopilados a partir de los 16 años y con un tiempo de seguimiento posterior disponible, que terminó al fallecer o el 8 de marzo de 2016. Los modelos totalmente ajustados se estratificaron por sexo y se ajustaron por edad, tabaquismo, consumo de alcohol y diabetes. 

En cuanto a los resultados se incluyeron 3.632.674 personas en la población de estudio completa; se realizaron los siguientes análisis en los participantes que nunca fumaron, que comprendieron 1.969.648 personas y 188057 muertes.

El IMC tuvo una asociación en forma de J con la mortalidad general; el HR estimado por 5 kg/m2 de aumento en el IMC fue 0.81 (IC 95% 0.80–0.82) por debajo de 25 kg/m2 y de 1.21 (1.20–1.22) por encima de este punto. El IMC se asoció con todas las categorías de causas de muerte, excepto los accidentes relacionados con el transporte, pero la forma de la asociación varió. La mayoría de las causas, incluido el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y las enfermedades respiratorias, tenían una asociación en forma de J con el IMC, con el riesgo más bajo en el rango de 21-25 kg/m2. Sin embargo, para causas mentales y conductuales, neurológicas y accidentales (no relacionadas con el transporte), el IMC se asoció inversamente con la mortalidad de hasta 24–27 kg/m2, con poca asociación con IMC más altos. Para las muertes por autolesiones o violencia interpersonal, se observó una asociación lineal inversa. Las asociaciones entre el IMC y la mortalidad fueron más fuertes en edades más tempranas que en edades más avanzadas, y el IMC asociado con el riesgo de mortalidad más bajo fue mayor en individuos mayores que en individuos más jóvenes. 

En comparación con las personas de peso saludable (IMC 18.5–24.9 kg / m2), la esperanza de vida a partir de los 40 años fue 4.2 años más corta en hombres obesos (IMC ≥30.0 kg/m2) y 3.5 años más corto en mujeres obesas, y 4.3 años más corto en hombres con bajo peso (IMC <18.5 kg/m2) y 4.5 años más corto en mujeres con bajo peso. Cuando se incluyeron fumadores en los análisis, los resultados para la mayoría de las causas de muerte fueron ampliamente similares, aunque se observaron asociaciones marginalmente más fuertes entre las personas con un IMC más bajo, lo que sugiere una ligera confusión residual por fumar.

Como conclusión:

  • El IMC tiene asociaciones en forma de J con la mortalidad general y las causas más específicas de muerte.
  • Para causas mentales y conductuales, neurológicas y externas, un IMC más bajo se asoció con un mayor riesgo de mortalidad.
  • Esto nos lleva a pensar, que nunca los extremos son positivos, sobre todo si hablamos de peso corporal.

Dejamos el link al artículo completo:https://www.thelancet.com/action/showPdf?pii=S2213-8587%2818%2930288-2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up