Infarto en Mujeres y Hombres Mayores de 75 Años, ¿qué los diferencia?

Spread the love

 
Los estudios que evalúan la evolución de los pacientes con infarto agudo de miocardio (IAM) según el género poseen resultados variables y, pocos datos existen en mayores de 75 años, especialmente en el contexto de discapacidades funcionales relevantes que pueden diferir entre hombres y mujeres e influir en las decisiones y los resultados del tratamiento.
En el presente estudio se buscó evaluar las diferencias existentes de acuerdo al género en lo que respecta a las formas de presentación, tratamiento, deficiencias funcionales y complicaciones hospitalarias en una población de adultos mayores hospitalizados por IAM.
Para ello se analizaron los datos de los participantes del Registro SILVER-AMI (Evaluación Integral de Factores de Riesgo en Pacientes Mayores con Infarto Agudo de Miocardio), estudio prospectivo observacional que incluyó 3041 pacientes mayores de 75 años hospitalizados por IAM.
Los pacientes fueron estratificados de acuerdo al tipo de IAM (infarto con elevación del  ST – IAMCEST- y sin elevación del ST – IAMSEST) y posteriormente evaluados para detectar diferencias en la presentación clínica, deficiencias funcionales, manejo y complicaciones intrahopitalarias.
El 44% de los participantes fueron mujeres y presentaron mayor edad que los hombres (IAMSEST: 82.1 vs 81.3 años, p<0.001 y IAMCEST: 82.2 vs 80.6, p<0.001) y menor enfermedad coronaria previa. 
En el subgrupo de IAMSEST, las mujeres se presentaron menos frecuentemente con dolor en el pecho como síntoma primario.
Los impedimentos funcionales relacionados con la edad fueron más comunes en las mujeres en ambos subgrupos de infartos:

  •     Deterioro cognitivo: IAMSEST 20.6% vs 14.3%, p<0.001 y IAMCEST 20.6% vs 12.4%, p=0.001;
  •     Actividades de discapacidad de la vida diaria: IAMSEST 19.7% vs 11.4%, p<0.001 y IAMCEST 14.8% vs 6.4%, p<0.001;
  •     Movilidad funcional deteriorada: IAMSEST 44.5% vs 30.7%, p<0.001 y IAMCEST 39.4% vs 22%, p=0.02).

Las mujeres con infarto tuvieron tasas más bajas de enfermedad coronaria obstructiva, impulsadas por una menor tasa de enfermedad de tronco y tres vasos que los hombres (IAMSEST 38.8% vs 58.7%, IAMCEST 24.3% vs 32.1%), por lo que fueron sometidas en menor frecuencia a revascularización (IAMSEST 55.6% vs 63.6%, p<0.001; IAMCEST 87.3% vs 9.3%, p=0.01).
Las tasas de sangrado fueron más altas entre las mujeres con IAMCEST (26.2% vs 15.6%, p<0.001) pero no con IAMSEST (17.8% vs 15.7%, p=0.21).
Además presentaron con mayor frecuencia sangrado después de la intervención coronaria percutánea tanto con IAMSEST (11% vs 7.8%, p=0.04) como con IAMCEST (22.6% vs 14.8%, p=0.02).
No se observaron diferencias en la ocurrencia de injuria renal aguda intrahospitalaria.
 
De esta manera los autores concluyen que las mujeres adultas mayores hospitalizadas con IAM difieren significativamente de los hombres en sus características clínicas, manejo, carga de enfermedad coronaria y complicaciones hemorrágicas.
El reconocimiento de mayor prevalencia de deterioro funcional entre las mujeres mayores con IAM y una mayor incidencia de sangrado total en pacientes con IAMCEST a expensas de sangrado no mayor y sangrado post-ATC, representa un paso crítico hacia la optimización de la atención hospitalaria y en el cuidado post-alta para esta población vulnerable.


Dejamos el link al artículo completo:https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/CIRCOUTCOMES.119.005691

Por favor loguearse para comentar.