fbpx

Importancia del Desarrollo de Nueva FA post-TAVI

 

 

En pacientes sometidos a implante valvular aórtico percutáneo (TAVI), tanto la fibrilación auricular (FA) previa como nueva se asocian a un peor pronóstico.

El presente trabajo, realizado por Mentias y colaboradores y publicado en JACC buscó evaluar el impacto de la nueva FA comparada con la FA preexistente y el ritmo sinusal en la mortalidad a largo plazo y en reinternaciones por accidente cerebrovascular (ACV), sangrado e insuficiencia cardiaca en pacientes sometidos a implante valvular aórtico percutáneo (TAVI).

Se identificaron 72660 pacientes mayores de 65 años sometidos TAVI no transapical entre 2014 y 2016 utilizando la base de datos de pacientes hospitalizados de Medicare.

El antecedente de FA se definió a través de diagnóstico realizado en los 3 años previos a la TAVI y la FA nueva se definió como la aparición de FA durante la admisión del TAVI o dentro de los 30 días posteriores al TAVI en un paciente sin antecedentes de FA.

Se evaluaron la mortalidad total y las readmisiones por sangrado, ACV e insuficiencia cardiaca.

El 40% de los pacientes tenían FA preexistente (n=29563) y el 6.8% (n=2948)  desarrollaron nueva FA dentro de los 30 días post-TAVI. La incidencia de nueva FA disminuyó de manera significativa a lo largo del tiempos del 10.8% en 2014 a 4.9% en 2016.

La edad media de los pacientes sin FA, FA preexistente y de nueva aparición fue 81.3, 82,4 y 83,8 años respectivamente.

Los pacientes con FA preexistente son los que tenían mayor carga de comorbilidades (enfermedad coronaria previa, enfermedad renal crónica, EPOC y insuficiencia cardiaca).

A una mediana de seguimiento de 305 días, la mortalidad total fue significativamente mayor  en el grupo de pacientes con FA nueva (32%) , comparada con los pacientes con FA preexistente (23.3%) o en ritmo sinusal (12.8%, p<0.001).

Luego de ajustar por las características del paciente y el  volumen hospitalario de TAVI, la FA nueva se asoció con mayor riesgo de mortalidad comparada con los pacientes con FA preexistente (HR aj: 1.35;IC95%:1.26-1.45;p<0.001) y con aquellos en ritmo sinusal (HR aj 2.06;IC95%: 1.92-2.20; p<0.0001).

De la misma manera la FA preexistente se asoció con mayor riesgo de mortalidad comparado con los pacientes en ritmo sinusal (HRaj 1.53; IC95%:1.47-1.58; p<0.0001).

También, luego de ajustar por las características basales, la FA nueva se asoció con un mayor riesgo de reinternaciones por sangrado (HRaj: 1.66;IC95%: 1.48-1.86;p<0.01), ACV (HR aj: 1.92; IC95%: 1.63-2.26; p<0.01) e insuficiencia cardiaca (HRaj: 1.98;IC95%: 1.81-2.16; p<0.01) comparado con la FA preexistente.

Por su parte, la FA preexistente se asoció con un riesgo aumentado de reiteraciones por sangrado (HR aj:1.36;IC95%: 1.28-1.45; p<0.0001) y por insuficiencia cardiaca (HR aj:1.77:IC95%: 1.67-1.86; p<0.0001) comparado con los pacientes sin FA. 

De esta manera los autores concluyen que en pacientes sometidos a TAVI, la FA nueva se asocia a un mayor riesgo de mortalidad y de hospitalizaciones por sangrado, accidente cerebrovascular e insuficiencia cardiaca comparado con la FA preexistente o sin FA.


Dejamos el link al artículo completo:https://bit.ly/32yk3uJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up