fbpx

¿Litotricia intravascular para el tratamiento de lesiones coronarias calcificadas?

 

La viabilidad de la litotricia intravascular (IVL) para la modificación de la calcificación de las arteria coronaria (CAC) demostró en el estudio Disrupt CAD I (Disrupt Coronary Artery Disease). En este número de la revista Circulation Cardiovascular interventions, Ziad Ali y colaboradores muestran los resultados del estudio Disrupt CAD II.

El estudio Disrupt CAD II fue un estudio prospectivo multicéntrico, de una sola rama,  realizado en 15 hospitales en 9 países. Los pacientes con CAC grave con una indicación clínica de revascularización se sometieron a la preparación de vasos para la implante de stent con IVL. El punto final primario fue los eventos cardíacos adversos mayores en el hospital (muerte cardíaca, infarto de miocardio o revascularización del vaso diana). Se realizó un subestudio de tomografía de coherencia óptica para evaluar el mecanismo de acción de IVL, cuantificando las características de CAC y la fractura de placa de calcio. Los laboratorios centrales independientes juzgaron la angiografía y la tomografía de coherencia óptica, y un comité independiente de eventos clínicos juzgó los principales eventos cardíacos adversos.

Entre mayo de 2018 y marzo de 2019, se incluyeron 120 pacientes. CAC severa estuvo presente en el 94,2% de las lesiones. La utilización del catéter IVL fue factible en todos los pacientes. La ganancia luminal aguda angiográfica posterior a IVL fue de 0,83 ± 0,47 mm, y la estenosis residual fue de 32,7 ± 10,4%, que disminuyó aún más a 7,8 ± 7,1% después del implante del stent liberador de fármaco. El punto final primario se produjo en el 5,8% de los pacientes, que consta de 7 infartos de miocardio sin onda Q. No hubo casos de terminación abrupta del procedimiento, flujo lento o fenómeno de “no reflow”, ni perforaciones. En 47 pacientes con tomografía de coherencia óptica con intervención coronaria, se identificó fractura de calcio en el 78,7% de las lesiones con 3,4 ± 2,6 fracturas por lesión, con una longitud de 5,5 ± 5,0 mm.

Los autores concluyen:

  1. En pacientes con CAC grave que requieren revascularización coronaria, la IVL se realizó de forma segura con un alto éxito en el procedimiento y complicaciones mínimas y resultó en una fractura sustancial de placa calcificada en la mayoría de las lesiones.
  2. La magnitud del beneficio clínico de esta estrategia requiere de un mayor número de pacientes

Dejamos el link del artículo completo: https://www.ahajournals.org/doi/pdf/10.1161/CIRCINTERVENTIONS.119.008434

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up