fbpx

TAVI en Hombres y Mujeres, ¿Hay Diferencias?

 

 

El implante valvular aórtico percutáneo (TAVI) es una opción de tratamiento recomendada por las guías clínicas para pacientes con estenosis aórtica severa sintomática, Clase I para los pacientes de alto riesgo quirúrgico y Clase II para los pacientes con riesgo intermedio como una alternativa a la cirugía de reemplazo valvular aórtico. En la actualidad la indicación de este procedimiento va en aumento, particularmente en los pacientes de edad avanzada con comorbilidades significativas, sumado a los últimos datos publicados que apoyan su indicación en pacientes de bajo riesgo quirúrgico.

Existen diferencias en las características basales entre hombres y mujeres que pueden influenciar en los resultados del procedimiento.

Por lo que los objetivos del presente trabajo realizado por Vlastra y colaboradores y publicado en JACC fueron: 1. Evaluar las diferencias en las características basales existentes entre hombres y mujeres sometidos a TAVI transfemoral, 2. determinar la mortalidad intrahospitalaria y a 30 días según el género de los pacientes, 3. Explorar las diferencias en las tendencias en mortalidad y accidente cerebrovascular (ACV) desde 2007 a 2018 según el género, y 4. Evaluar los predictores de mortalidad a 30 días post-TAVI estratificadas por género.

Para ello se utilizó la base de datos de un pool de pacientes que incluyó 3 registros nacionales, 2 registros multicéntricos prospectivos, 4 registros prospectivos unicentricos y 1 ensayo clínico randomizado con 12381 pacientes sometidos a TAVI por vía femoral desde el año 2007 a 2018.

Se incluyeron 7120 pacientes mujeres (58%) y 5261 hombres (42%).

Las mujeres presentaron mayor edad que los hombres (mediana de 83 años vs 82 años, p<0.001) y una mayor prevalencia de hipertensión (81% s 76%) y de tasa de filtrado glomerular < 30 ml/min/m2, pero una menor prevalencia de todas las demás comorbilidades cardiovasculares tradicionales como enfermedad coronaria (33% s 51%), diabetes (29% vs 34%), ACV previo (10% vs 12%) y enfermedad vascular periférica (11% s 19%).

Tanto el EuroSCORE log (14.9% vs 15%, p=0.31) y EuroSCORE II (4% vs 3.8%, p=0.14) fueron comparables entre ambos grupos con un mayor Score STS en el grupo de mujeres comparados con los hombres (6.7% vs 6%, p<0.001).

La ocurrencia de ACV (2% en ambos grupos) y de mortalidad total (5.2% vs 4.6%, p=0.14) intrahospitalarios fueron similares en ambos grupos. Tampoco se observó diferencia en ACV (2.3% vs 2.5%, p=0.53) y mortalidad total (5.9% vs 5.5%, p=0.17) a 30 días.

Las mujeres presentaron un 50% mas de riesgo de presentar sangrado mayor o que compromete la vida (6.7% vs 4.4%, p<0.01) comparado con los hombres. Y este riesgo, solo en las mujeres, presentó una asociación inversa con el índice de masa corporal.

Las mujeres presentaron un menor requerimiento de marcapasos definitivo (12.2% vs 16.7%, p<0.001), tanto en el caso de implante de válvulas autoexpandibles como para las expandibles por balón.

Durante el periodo del estudio, las tasas de mortalidad disminuyeron en mayor medida en los hombres que en las mujeres (reducción del 60% vs el 50%, p<0.001), sin reducción en la ocurrencia de ACV a lo largo del tiempo.

En un análisis multivariado, los predictores independientes de mortalidad a 30 días en mujeres fueron:

  • Edad (OR 1.03; IC 95%: 1.01-1.05, p=0.001)
  • Tasa de filtrado glomerular < 30ml/min/m2 (OR 1.81; IC95%; 1.42-2.31, p<0.001)
  • Infarto de miocardio previo (OR 1.48; IC 95%:1.08-2.04, p=0.02)
  • Dislipemia (OR 0.81; IC95%: 0.66-1, p=0.045)

Mientras que para los hombres, los predictores fueron:

  • Tasa de filtrado glomerular < 30ml/min/m2 (OR 1.55; IC95%: 1.12-2.16, p=0.0009)
  • Fibrilación auricular (OR 1.78; IC95%: .39-2.30, p0.001)
  • Hipertensión (OR 0.68; IC95%; 0.52-0.88, p=0.004)

De esta manera los autores concluyen que hombres y mujeres en este estudio presentaron similares tasas de muerte y ACV a 30 días. Sin embargo, la mujeres presentaron mayores tasas de sangrado mayor y que compromete la vida luego del TAVI. Entre el año 2007 y 2018, las tasas de mortalidad se redujeron en mayor medida en hombres que en mujeres.


Dejamos el link al artículo original: https://bit.ly/2lDZFYS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up