fbpx

Suspensión Transitoria la Actividad Física: ¿trae implicancias?

 

 

Habitualmente le decimos a nuestros pacientes que el sedentarismo está asociado con factores de riesgo como la  la obesidad, la resistencia a la insulina y la diabetes tipo 2. El objetivo de Bowden Davies y colaboradores fue evidenciar los efectos de una reducción a corto plazo de la actividad física, con un mayor comportamiento sedentario, en los perfiles metabólicos y la composición corporal, comparando los efectos en dos grupos de pacientes: individuos con familiares de primer grado con diabetes tipo 2 versus aquellos sin familiares con diabetes. 

Para ello utilizaron datos de 45 participantes habitualmente activos, de los cuales 16 tenían familiares con diabetes y 29 sin. La edad media de los pacientes fue edad 36 años, 28 eran mujeres y 17 hombres. Los pacientes con antecedentes familiares de diabetes tenían mayor índice de masa corporal, mayor circunferencia de cintura y cadera. Los mismos fueron evaluados en 3 instancias, al inicio del estudio, después de 14 días de reducción gradual de la actividad física y 14 días después de reanudar la actividad normal. 

En los tres momentos determinaron la actividad física (con un cuentapasos), la aptitud cardiorrespiratoria, la composición corporal y la sensibilidad a la insulina. 

En cuanto a los resultados, observaron que, durante el cese de actividad física, el recuento diario promedio de pasos disminuyó en 10,285 pasos (IC 95% 9389-11,182; p <0.001), una reducción del 81 %, aumentando de esta manera el tiempo sedentario en 223 min/día (IC 95% 151, 295; p <0,001). Al agrupar los datos de ambos grupos, después de la reducción de actividad, hubo una disminución significativa en la sensibilidad a la insulina, menor aptitud cardiorrespiratoria (p = 0.002) y menos masa magra (p = 0.004). Además, hubo un aumento significativo en la grasa corporal total (p <0.001), la grasa hepática (p = 0.001) y el colesterol LDL (p = 0.013).

Luego de suspender la actividad, los pacientes con antecedentes familiares de diabetes II, acumularon 1.5% más de grasa androide y aumentaron los triglicéridos. Estos mismos participantes, luego de reanudar la actividad normal, lo hicieron de manera menos vigorosa, y tuvieron una menor sensibilidad a la insulina. Todos los demás cambios fueron revertidos sin diferencias significativas entre los grupos de antecedentes o no de familiares con diabetes. 

Como conclusión: 

 

  • Una reducción a corto plazo de la actividad física con un mayor comportamiento sedentario conduce a una reducción reversible de la sensibilidad a la insulina y la aptitud cardiorrespiratoria, con aumentos concomitantes en la grasa tanto central como hepática y el LDL.
  • Los efectos son similares en pacientes con o sin antecedentes familiares de diabetes.
  • Debemos insistir en que nuestros pacientes eviten períodos de comportamiento sedentario.

Dejamos el link al artículo completo:https://doi.org/10.1007/s00125-018-4603-5

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up