fbpx

Estratificación de riesgo según Guias de dislipemia AHA/ACC y uso de ALIROCUMAB

 

 

Durante los últimos años han surgido nuevos grupos de fármacos para el manejo de las
dislipidemias, los inhibidores PCSK9 con beneficios demostrados en estudios randomizados. Como
siempre, sobre todo en nuestro país, elegir el candidato ideal para ese fármaco, efectivo pero
caro, no resulta tarea sencilla.
Las guías para el manejo de colesterol 2018 ACC/AHA recomiendan agregar otro fármaco
hipolipemiante en prevención secundaria para pacientes con LDL ≥70 mg/dL o colesterol no HDL
≥100 mg/dL con estatinas a dosis maximas toleradas. Esos pacientes entran en la categoría de
MUY alto riesgo, con historia de al menos 1 evento cardiovascular mayor con múltiples factores de
riesgo o con más de un evento cardiovascular.
El objetivo de este estudio publicado en Circulation por Roe y colaboradores del grupo de
investigadores de ODYSSEY, fue buscar la asociación entre los grupos de riesgo propuestos por las
guías ACC/AHA con la ocurrencia de eventos isquémicos luego de un síndrome coronario agudo (SCA) y la reducción de eventos con el uso de alirocumab (iPCSK9).
Durante el estudio ODISSEY OUTCOMES pacientes con SCA reciente y LDL fuera de objetivo a pesar
de tratamiento con estatinas fueron randomizados a recibir placebo versus alirocumab.

El punto final primario evaluado fue el combinado de evento cardiovascular mayor, compuesto por IAM no fatal, ACV isquémico u hospitalización por angina inestable. Durante este estudio se evaluó el
mismo en base a las categorías de riesgo de las guías de dislipemia de ACC/AHA.
De los 18924 pacientes con seguimiento de 2.8 años, el 63,1% (11935) pertenecían al grupo de
muy alto riesgo: de ellos 37.3% (4450) tuvieron múltiples eventos vasculares previos y el 62.7%
(7485) tuvieron 1 evento previo más factores de riesgo. Dentro de esta categoría, muy alto riesgo,
el punto final primario ocurrió en el 14.4% del grupo placebo, mientras que en grupo de no muy
alto riesgo ocurrió en el 5.6% del grupo placebo. Con respecto a los que recibieron alirocumab, el
riesgo relativo se redujo de manera significativa en ambos grupos, muy alto riesgo y no (HR 0.84
para muy alto riesgo y HR 0.86 para no muy alto riesgo). Con respecto al riesgo absoluto de evento
cardiovascular mayor, la reducción del mismo con alirocumab fue mayor, (pero no significativo) en
el grupo de muy alto riesgo (2.1%) versus el grupo de no muy alto riesgo (0.8%).

Como conclusión:

1. Las guías identifican pacientes de MUY ALTO RIESGO luego de SCA que tienen casi dos veces más de probabilidad de sufrir un nuevo evento.
2. Estos pacientes son los que mayor beneficio obtendrían con el uso de alirocumab.
3. Como siempre, individualizar el riesgo del paciente es fundamental para obtener el
mejor beneficio en términos de costoefectividad.


Dejamos el link al artículo original:https://www.ahajournals.org/doi/pdf/10.1161/CIRCULATIONAHA.119.042551

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up