fbpx

Puntos Claves de las Nuevas Guías ESC de Taquicardias Supraventriculares

 

Los siguientes son los puntos relevantes de las nuevas Guías ESC 2019 de Taquicardia Supraventricular:

1. Se trata de la primera actualización en 16 años. La amiodarona y la digoxina no se mencionan más en las nuevas guías para el manejo agudo de las taquicardias con QRS angosto. 

2.El verapamilo, el diltiazem y la ablación por catéter NO se recomiendan para el tratamiento de la taquicardia sinusal inapropiada. Ivabradina o beta bloqueantes solos o combinados deberían ahora ser considerados en pacientes sintomáticos (Clase IIa)

3.Procainamida, sotalol y digoxina NO se recomiendan para el manejo agudo de la taquicardia auricular focal. Amiodarona, sotalol y disopiramida NO se recomiendan para la supresión crónica de esta arritmia. La ablación por catéter se recomienda para la taquicardia auricular focal recurrente, especialmente si es incesante o causa taquicardiomiopatia. Los beta bloqueantes deberían ser considerados para la taquicardia auricular focal recurrente o el aleteo auricular, si la ablación no es posible o no es exitosa.

4.Para las taquicardias auriculares multifocales, se recomienda como primer paso tratar la condición de base (Clase I). Verapamilo, diltiazem o beta bloqueantes selectivos deberían ser considerados (Clase IIa). La ablación del nodo AV seguida del implante de marcapasos definitivo debería ser considerados para pacientes con disfunción ventricular izquierda por taquicardia auricular multifocal recurrente refractaria a tratamiento médico (Clase IIa)

5.Dofetilide, sotalol, flecainida, propafenona, procainamida, quinidina y disopiramida NO se recomiendan para el manejo crónico del aleteo auricular en estas nuevas guias. Los pacientes con aleteo auricular sin fibrilación aurticular deberían ser considerados para recibir tratamiento anticoagulante, pero el umbral de inicio no está establecido (Clase IIa)

6.En todas las arritmias por reentrada y en la mayoría de las focales, se debería considerar y ofrecer la ablación por catéter como opción inicial, luego de explicarle al paciente los riesgos potenciales y los beneficios. En pacientes con taquicardias auriculares post-ablación de fibrilación auricular, ya sea focal o por macroreentradas, la ablación debería ser diferida por más de 3 meses luego de la ablación de la FA cuando sea posible

7.Se han descartado múltiples drogas en el manejo tanto agudo como crónico de las taquicardias nodales por reentrada. Verapamilo, diltiazem y beta bloqueantes continúan siendo las opciones para el manejo de este tipo de arritmias, pero descendieron de Clase I a Clase IIa.

8.La ablación por catéter se recomienda en pacientes asintomáticos en quienes el estudio electrofisiológico con el uso de isoprenalina identifica pacientes de alto riesgo, como el intervalo RR preexitado ≤250 mseg durante fibrilación auricular, periodo refractario efectivo de la vía accesoria < 250 mseg, múltiples vías accesorias y una taquicardia mediada por una vía accesoria inducible (Clase I). Se puede considerar la evaluación no invasiva de las propiedades de conducción de las vías accesorias en pacientes con preexitacion asintomática (Clase IIb). Digoxina, beta bloqueantes, diltiazem, verapamil y amiodaron no se recomiendan y son potencialmente dañinos en pacientes con FA preexitada (Clase III).

9.Sotalol, propanolol, quinidina y procainamida no se utilizan más en el manejo de las taquicardias supraventriculares en embarazadas. Durante el primer trimestre, se recomienda que se eviten todas las drogas antiarritmicas. Los beta bloqueantes selectivos B1 (excepto el atenolol) o verapamilo deberían ser considerados para la prevención de taquicardia supraventricular en pacientes sin Wolff-Parkinson-White (WPW) (Clase IIa). Flecainida o propafenona deberían ser consideradas para la prevención de taquicardia supraventricular en pacientes con WPW y sin cardiopatía isquémica o estructural (Clase IIA)

10.Las taquicardias supraventricularees han sido reportadas como factores de riesgo para muerte súbita cardiaca en pacientes con cardiopatías congénitas del adulto. En este caso, la indicación de anticoagulación para las taquicardias auriculares focales o aleteo auricular deberían ser similares a la de los pacientes con FA. La ablación por catéter en centros experimentados debería ser considerada. El sotalol no se recomienda como droga antiarritmica de primera línea debido a un riesgo proarritmico y de mortalidad aumentado (Clase III). Flecainida y propafenona deberían evitarse en pacientes con bloqueo completo de rama izquierda o cardiopatía estructural o isquémica (Clase III).

11.En pacientes con taquicardia ortostática postural, debería considerarse un programa de ejercicios progresivos (Clase IIa). Podrian ser considerados la ingesta de 2-3 litros de agua y 10-12 gr de cloruro de sodio por dia, como así también bajas dosis de beta bloqueantes no selectivos, piridostigmina e ivabradina (Clase IIb)


Dejamos el link a la guía: https://bit.ly/2kDWnnO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up