fbpx

Anticoagulantes Orales post TAVI: ¿NOAC o AVK?

 

 

Se estima que entre un 15-50%  de los pacientes con estenosis aórtica severa sometidos a implante valvular aórtico percutáneo (TAVI) necesitan anticoagulación oral (ACO) mayormente debido a la presencia concomitante de fibrilación auricular (FA).  Si bien los nuevos anticoagulantes orales (NOAC) son superiores a los antagonistas de la vitamina K (AVK) en los pacientes con FA no valvular, su seguridad y eficacia en los pacientes que requieren ACO sometidos a TAVI no está completamente determinada.

El objetivo del presente estudio observaciones multicéntrico realizado por Jochheim y colaboradores en 4 centros de Europa y publicado en JACC fue investigar el impacto del tipo de ACO en los eventos clínicos al año luego del TAVI.

El punto final primario de interés fue la incidencia de eventos isquémicos (mortalidad total, infarto agudo de miocardio y cualquier evento cerebrovascular) a 1 año de seguimiento post TAVI.

Se trata de un estudio observacional multicéntrico realizado en 4 centros de europa que incluyo 962 pacientes con indicación de ACO (mayormente por FA) sometidos a TAVI desde junio de 2007 a febrero de 2017.

326 (33.9%) fueron dados de alta bajo tratamiento con NOACs (53.7% rivaroxaban, 39.2% apixaban y 7.1% dabigatran) y 626 (n=66.1%) con AVK.

La edad media de la población fue 81.3±6.3 años, la mediana de score STS fue 4.5% (RIC 3-7.3%) y 52.5% fueron mujeres. Se implantaron dispositivos balón expandibles en el 62.7% de los casos. Los resultados clínicos fueron ajustados utilizando la ponderación de tratamiento de probabilidad inversa dadas las diferencia en las características basales entre ambos grupos.

A 30 días, no hubo diferencias significativas en la mortalidad total o en la tasa de cualquier sangrado o sangrado mayor o que compromete la vida. Sin embargo, los pacientes del grupo NOAC presentaron mayor tasa de ACV no discapacitante comparado con el grupo AVK (1.2% vs 0%, p<0.001).

La ocurrencia del punto final primario al año post TAVI fue mayor con el uso de NOACs comparado con el uso de AVK (20.9% vs 14.4%; HR:1,47; IC95%; 1.06-2.04; p=0.018), manteniéndose la diferencia luego de ajustar por las características basales (21.2% vs 15%; HR:1.44;IC95%:1-2.07;p=0.050).

La mortalidad al año de toda la población fue del 12,2% sin observarse diferencias entre el grupo NOAC vs AVK (15.7% vs 11.7%; HR 1.36; IC95%: 0.74-1.26;p=0.838).

Luego de ajustar por las características basales, no se observaron diferencias en la ocurrencia de las tasas de cualquier sangrado. Los pacientes del grupo NOAC tuvieron numéricamente mayor ocurrencia de ACV no discapacitante que no alcanzó una diferencia estadística luego ajustar por las características basales.

De esta manera los autores concluyen:

  • Tanto los NOACs como los AVK postTAVI son comparables en términos de eventos hemorrágicos a 1 año postprocedimiento.
  • Se observó un mayor riesgo de eventos isquémicos con los NOACs que se mantuvo luego de realizar los ajustes correspondientes, lo que podría desafiar el uso rutinario de los NOACs post TAVI.

Para tener una respuesta final, tendremos que esperar los resultados de los estudios ATLANTIS y ENVISAGE-TAVI AF.


Dejamos el link al artículo original:http://interventions.onlinejacc.org/content/12/16/1566

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up