fbpx

Simvastatina en Donantes Cardíacos ¿Sirve?

 

 

La isquemia por repefusión puede comprometer el pronóstico a corto y largo plazo luego de un trasplante de corazón. Varias estrategias se buscaron a lo largo del tiempo para prevenir este fenónemo y mejorar la evolución.  La muerte cerebral desencadena respuestas inmunes tempranas en el donante que pueden interferir con las aceptación posterior del órgano en el receptor. Previamente en estudios experimentales la simvastatina administrada a los donantes podría ser protectora vascular y prevenir la injuria por reperfusión en el trasplantado, en parte mediante la regulación del óxido nítrico endotelial , la endotelina  y la estabilidad microvascular y el estress oxidativo. 

Con este objetivo, Nykanen y colaboradores diseñaron este estudio publicado en Circulation. Se aleatorizaron 84 donantes multiorgánicos a recibir 80 mg de simvastatatina (n =42) versus a no recibir nada (n=42). Una vez que se declaraba la muerte cerebral y tras la aceptación como donante cadavérico, se les administraba por sonda nasogástrica 80 mg de simvastatina.

La edad media de los donantes fue 45 años, 24% de sexo femenino, 10% de hipertensos, 42% tabaquistas activos. La causa más frecuente de muerte fue hemorragia cerebral ya sea espontánea o traumática. El tiempo promedio desde la muerte cerebral a la ablación fue de 15.7 horas para el grupo simvastatina y 14.6 horas para el grupo control. Ninguno de los donantes recibía previamente estatinas. Por su parte, la edad media de los receptores fue 57 años, 26% de sexo femenino. La causa más frecuente de necesidad de trasplante fue la miocardiopatía dilatada e isquémica. La media de tiempo de espera para el trasplante fue de 180 dias.

El punto final primario de eficacia evaluado fueron los niveles de Troponina T e I en el plasma del receptor durante las primeras 24 hs posteriores al trasplante. Los puntos finales secundarios evaluados fueron parámetros hemodinámicos postoperatorios, marcadores de inflamación, función del injerto, rechazo y necesidad de tratamiento por rechazo y por último mortalidad.  

Como resultado obtuvieron que la administración de simvastatina en el donante redujo significativamente los niveles plasmáticos de troponina T en los receptores en un 34 % (14900 ± 12 100 ng/L a 9800 ± 7900 ng/L, p= 0.047), así como también los niveles de troponina I en un 40 % (171 000 ± 151 000 ng/L a 103 000 ± 109 000 ng/L, p= 0,023) dosados a las 6 horas después de la reperfusión. Los niveles de NT proBNP disminuyeron en un 36% (32800 ± 24300 ng/L a 20900 ± 15900 ng/L, p= 0.011) a la semana del trasplante. El número de tratamientos de rechazo del injerto con compromiso hemodinámico disminuyó en un 53% dentro de los primeros 30 días en el grupo simvastatina (p= 0.046). Los niveles de colesterol en el donante no cambiaron con la administración de una única dosis de simvastatina. 

Los parámetros hemodinámicos en el postoperatorio, los rechazos agudos probados por biopsia y la mortalidad fueron similares en ambos grupos. Cabe decir que no se observaron efectos adversos en los receptores que recibieron trasplantes de órganos sólidos no cardíacos de donantes tratados con simvastatina.

Como conclusión de este estudio:

  • El tratamiento con simvastatina en el donante reduce los marcadores de lesión miocárdica en el receptor.
  • Parece ser segura, y puede ser utilizada como terapia novedosa, económica y segura en donación multiorgánica.
  • Deberían realizarse estudios en número mayor de pacientes para estandarizar su uso.
  • Una pregunta que nace a raíz de estos resultados y que le sumarían más beneficios a las estatinas: ¿son cardioprotectoras independientemente de su efecto sobre el valor de colesterol?

Dejamos el link al artículo completo:https://bit.ly/31y74ba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up