fbpx

Efectos Hemodinámicos de la Pérdida de Peso en Pacientes Obesos

 

La obesidad es un factor de riesgo importante para el desarrollo de insuficiencia cardiaca (IC), particularmente con fracción de eyección preservada (ICFEP).

Entre los pacientes con disnea de causa inexplicada, la mera presencia de obesidad aumenta las probabilidades de que la IC con fracción de eyección preservada sea la causa de los síntomas. Comparados con los pacientes con ICFEP no obesos, aquellos con obesidad presentan síntomas de IC más graves, parámetros hemodinámicos adversos, capacidad de ejercicio alterada y mayor inflamación sistémica.

Los parámetros hemodinámicos anormales juegan un rol central en la fisiopatología de la ICFEP, contribuyendo directamente a los síntomas de disnea, empeorando la capacidad funcional y aumentando de esta forma su morbimortalidad.

En los pacientes obesos con ICFEP, la magnitud de la elevación en las presiones de llenado está directamente relacionada con la cantidad de exceso de masa corporal, lo que sugiere una posible relación causal.

Teniendo en cuenta esta posible relación causal, los autores de este metaanálisis buscaron evaluar si la pérdida de peso podría mejorar los parámetros hemodinámicos en los pacientes obesos sin IC y de esta forma plantear las bases para el desarrollo de nuevos estudios que evalúen intervenciones que favorezcan la perdida de peso para mitigar las alteraciones hemodinamicas que contribuyen a la morbimortalidad en los pacientes obesos con ICFEP.

Para ello, realizaron búsquedas sistemáticas en las bases de datos relevantes, eligiéndose los estudios que reportaron medidas hemodinámicas invasivas antes y después de intervenciones terapéuticas para perder peso en pacientes con obesidad sin insuficiencia cardiaca clínicamente manifiesta.

Se identificaron 9 estudios observacionales con 110 pacientes. Seis estudios evaluaron la intervención dietética y 3 de ellos el impacto de la cirugía bariátrica. El 81% eran mujeres con edad de 37 años y con un peso inicial de 124 kg (RIC 96-166 kg).

La evaluación hemodinámica se realizó al inicio del estudio antes de la intervención y después de la perdida de peso.

Durante una mediana de 9.7 meses (RIC 0.75-23 meses) una pérdida de peso promedio de 43 kg (rango entre 10-58 kg) se asoció con una reducción significativa del 11% en la frecuencia cardiaca (-9 latidos/min IC95%: -12 a -6, p<0,001) y del 7% en la presión arterial media (-7mmHg, IC95%; -11 a -3 mmHg; p<0,001) y en el consumo de oxígeno en reposo (-85 ml/min, IC95%: -111 a -60; p<0.001).

Se observó una reducción significativa en los parámetros hemodinámicos centrales dado por una reducción del 26% en la presión capilar pulmonar (-3mmHg, IC95%: -5 a -1; p<0.001) y del 22% en la presión media de la arteria pulmonar (-5 mmHg, IC95%; -8 a -2; p=0.001).

En un subgrupo de pacientes (n=49) en quienes se evaluaron los parámetros hemodinámicos asociados al ejercicio se evidenció una reducción significativa de la presión de la arteria pulmonar durante el ejercicio (p=0.02).

De esta manera los autores concluyen que en pacientes obesos sin insuficiencia cardiaca, la pérdida de peso se asoció a efectos hemodinámicos favorables.

Dado que cada uno de las alteraciones hemodinámicas mencionadas desempeñan un papel central en la fisiopatología de la insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada en pacientes obesos, son necesarios estudios futuros para definir el papel potencial y las intervenciones óptimas para lograr la perdida de peso en este grupo de pacientes.


Dejamos el link al artículo completo:http://heartfailure.onlinejacc.org/content/7/8/678

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up