fbpx

En Pacientes con Bypass Coronarios previos y Síndrome Coronario sin ST, Debemos Plantearnos Tratamiento Médico vs. Invasivo?

 

Actualmente es controvertido el beneficio del tratamiento invasivo frente al tratamiento médico en pacientes con antecedentes de cirugía de revascularización miocárdica (CRM) cursando un síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST (SCASEST), debido a que este subgrupo de pacientes fue excluido de los grandes ensayos clínicos.

Se realizó un estudio aleatorizado, multicéntrico, en donde se aleatorizaron a 60 pacientes a recibir tratamiento invasivo (n=31), o bien tratamiento médico (n=29), evaluando como objetivo primario la adherencia a la estrategia de tratamiento en un periodo de seguimiento a 30 días como prueba de factibilidad. La edad promedio de los pacientes fue de 71±9 años, con el 72% de sexo masculino.

Se establecieron como objetivos preespecificados de eficacia, determinados por un comité ciego e independiente, la muerte por todas las causas, re-hospitalizaciones por isquemia refractaria o angina, infarto agudo de miocardio (IAM), hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca (IC), y como objetivos de seguridad sangrado mayor, accidente cerebrovascular (ACV), infarto relacionados a los procedimientos y empeoramiento de la función renal.

Dentro del subgrupo de pacientes con estrategia invasiva, a un tercio (n=10) se le realizó angioplastia transluminal coronaria (ATC), y en el grupo de tratamiento médico, sólo un paciente se cruzó al grupo de tratamiento invasivo en un periodo de seguimiento a 30 días, no realizándose ATC.

A los 2 años de seguimiento el objetivo primario de eficacia se evidenció en el 42% (n=13) en el grupo de tratamiento invasivo en relación a 45% (n=13) en el grupo de tratamiento médico, mientras que el objetivo de seguridad ocurrió en el 26% (n=8) de pacientes en el tratamiento invasivo y 31% (n=9) de pacientes en el tratamiento médico.

A su vez, la clase funcional de la angina referida como el estado de salud caracterizado mediante un cuestionario diseñado para tal fin, fue similar entre los 2 grupos analizados en un periodo de seguimiento a 1 año.

De este estudio podemos destacar:

 

  • No se observaron diferencias en relación a angina  y estado de salud entre las 2 estrategias analizadas.
  • Este estudio piloto demuestra como prueba de concepto la factibilidad de la realización de un estudio aleatorizado que compare ambas estrategias a fin de determinar la eficacia de las mismas en este contexto clínico.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up