fbpx

Dietas bajas en carbohidratos: ¿aumentan el riesgo de Fibrilación auricular?

 

Las dietas bajas en hidratos de carbono (HdC) y su influencia en la salud cardiovascular es un tema controversial. Hoy en día estas dietas restrictivas en HdC son comunes por el efecto rápido que tienen en cuanto a pérdida de peso. Resultados del PURE han demostrado que a mayor consumo de carbohidratos mayor mortalidad global, pero sin riesgo aumentado de enfermedad o mortalidad cardiovascular.

Se realizó este estudio con el objetivo de analizar la asociación entra la ingesta de carbohidratos y el riesgo de desarrollar fibrilación auricular (FA).  Se incluyeron 13385 pacientes dentro del estudio ARIC (Riesgo de Ateroesclerosis en comunidades) que completaron el cuestionario acerca de su dieta. La edad promedio fue 54 años, 45% de sexo masculino y 74% raza blanca. El punto final primario del estudio fue la incidencia de FA, identificada mediante ECG realizados en chequeos médicos, durante internaciones o en certificados de defunción.

Se realizaron análisis multivariados para evaluar la asociación entre ingesta de HdC e incidencia FA. A su vez, se evaluaron los efectos de la fuente alimentaria, sea animal o vegetal que se utilizaba para reemplazar a los HdC en las dietas con bajo contenido de los mismos. El valor medio de la ingesta de HdC calculado como porcentaje de energía fue 44,8±9,4%. Los pacientes que menos carbohidratos ingirieron eran más joves, fumadores y de sexo masculino.

Con una seguimiento medio de 22.4 años, se registró FA en 1808 pacientes (13.5%). La ingesta de HdC se midió como variable continua, por lo cual el aumento de 9,4% en la ingesta, correspondiente a 1 DS se asoció a un riesgo 18% menor de desarrollo de FA (HR para incidencia de FA fue de 0.82 [IC 95% 0,72-0,94]). Resultados similares se obtuvieron al categorizar la ingesta de carbohidratos en cuartiles (HZ 0.64 IC 95% 0.49-0.84 comparando los extremos de los cuartiles), por lo cual el riesgo mayor de incidencia de FA se observó en el grupo con menor ingesta de carbohidratos. Este aumento de incidencia fue independiente de los otros factores de riesgo conocidos para FA. No se observó asociación entre los diferentes tipos de proteínas o grasas utilizadas en vez de HdC y el riesgo de incidencia de FA.

En cuanto a las posibles teorías de porque ocurre esto, los autores proponen:

1. Una dieta baja en HdC puede llevar a menor consumo de vegetales, frutas y fibras, y las vitaminas que contienen, perdiendo el efecto antiinflamatorio que las mismas aportan; llevando a un estado proinflamatorio donde la FA es mas frecuente.

2. Una dieta baja en HdC lleva al aumento en el consumo de proteinas y grasas, que estimula el estrés oxidativo, que a su vez se asocia a mayor FA.

Como conclusión dietas con bajo contenido de HdC se asociaron a aumento del riesgo en la incidencia de FA, independientemente del tipo de proteína o grasa utilizada para reemplazar al carbohidrato. Sería razonable que estas dietas restrictivas no sean indicadas para todos, sino que sean recomendadas cautelosamente individualizando el riesgo de cada paciente.


Dejamos el link al artículo completo: https://www.ahajournals.org/doi/pdf/10.1161/JAHA.119.011955

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishPortugueseSpanish
Scroll Up